Captura de pantalla 2013-01-22 a las 22.50.33

Hay que caer y no se puede elegir dónde. Pero hay cierta forma del viento en los cabellos, cierta pausa del golpe, cierta esquina del brazo que podemos torcer mientras caemos.

Es tan sólo el extremo de un signo, la punta sin pensar de un pensamiento. Pero basta para evitar el fondo avaro de unas manos y la miseria azul de un Dios desierto.

Se trata de doblar algo más que una coma en un texto que no podemos corregir.

Roberto Juarroz.

Advertisements