Y buena ortografía, es lo que queda demostrado en este proyecto de Molotow y Pokras Lampas, un joven tipógrafo ruso que utiliza el cuerpo de varias modelos para “tomar el dictado”.

Advertisements